Estudio de Fotografía en Cuba

¿Alguna vez has tenido que elegir el vino para acompañar una comida? ¿Te has preguntado si tu elección fue correcta? Si la respuesta es sí, estás en el lugar indicado. En este artículo te comparto algunos consejos para elegir los vinos que maridan perfecto con tus comidas.

¿Sabes lo que es el maridaje?

En primer lugar, debes tener claro el concepto de maridaje, es la combinación de distintos tipos de bebida y tipos de comida. En este caso, hablaremos solo de los maridajes con vino. Si has tenido la oportunidad de comer en un restaurante, por lo general un sumiller te sugiere el tipo de vino que deberías elegir para acompañar la comida. Sin embargo, con un poco de práctica tú también puedes utilizar las reglas básicas del maridaje para disfrutar de los alimentos, potenciando sus cualidades y sabores.

¿Cómo lograr el maridaje perfecto?

Aunque lo parezca no es una ciencia exacta, pero sí un poquitín complicado. Es necesario lograr una sinergia gustativa entre sabor, textura y aroma. Dicho de otro modo, se debería lograr un equilibrio entre las características del vino, los ingredientes y la forma de cocinarlos. 

El tipo de menú es importante, tienes que elegir el vino más adecuado para el aperitivo, plato principal y postre. Debes prestar especial atención a los contrastes e intensidad de los sabores. Procura que los taninos, la acidez y el cuerpo del vino estén en sintonía con el sabor de la comida. Otro factor importante son las estaciones, opta por vinos más ligeros y frescos durante la temporada estival y reserva los de cuerpos más potentes para temporadas invernales o más frescas.

Sin más preámbulos, aquí te dejo algunas de las combinaciones más populares que te harán disfrutar de todo un manjar

Maridajes recomendados según la comida

Carnes y Pescados

Como regla general siempre se dice que los vinos tintos empatan perfectamente con las carnes rojas, ya que sus cualidades intensifican el sabor haciendo que se sienta más sabrosa. Mientras que las carnes blancas maridan con vinos blancos. Esto no significa que sea así el 100% de las veces. En cada caso se puede tener varias segmentaciones en correspondencia con el tipo de vino porque cada uno tiene un maridaje diferente.  

  • Vinos tintos jóvenes

Maridan muy bien con carnes jóvenes como carne de ternera, algunas aves, pescados grasos y magros como el salmón, atún, bacalao y el lenguado. Quesos semicurados como el gouda, emmental, cheddar, gruyere y manchego. Así como cualquier tipo de charcutería y embutidos como el jamón

  • Vinos tintos maduros

Empatan perfecto con quesos curados como el parmesano, manchego e ibérico. Con carnes rojas como el buey, cordero, algunas carnes negras como la paloma torcaz y el ciervo (aunque estas últimas no son muy populares en la cultura culinaria cubana). Además de la tan gustada carne de cerdo. En cualquier caso, variantes como asados, guisos o estofados son perfectas para beber y combinar con un tinto de este tipo. 

Para estos casos los vinos tintos recomendados son el Merlot, Cabernet Sauvignon, Pinot Noir, Carmenere y Syrah.

  • Vinos blancos ligeros y secos

Son la mejor opción para pescados blancos, mariscos, ensaladas, verduras y legumbres. Principalmente elaboraciones a base de camarones, calamares, pulpo, ostiones, etc. Platillos como paellas y el ceviche, son ideales para maridar con blancos de crianza como el Riesling, Chardonnay y Sauvignon Blanc. Si tienes en mente otras opciones, recuerda que lo ideal es que sean vinos ligeros y secos, con aromas frutales pero no muy dulces, o con un toque de acidez.

Pastas

Este tipo de comida es muy popular en todo el mundo, y para tu deleite también la puedes disfrutar con una copa de vino. Los platos que llevan salsa de tomate, maridan con vinos tintos de cuerpo medio con aromas frutales. Un Malbec puede ser la opción perfecta. Si además incorporan carne o tiene un contenido más graso, entonces la mejor opción sería un vino con más cuerpo como los Cabernet Sauvignon. Aunque los vinos rosados también son una elección válida para degustarlos.

Cuando la receta incluye salsas blancas y combinaciones de queso, un Sauvignon Blanc, Pinot Grigio o un Chardonnay maridan de manera espectacular. Solo debes tener en cuenta los niveles de acidez y los aromas tanto del vino como de la comida. Si eres fan de los mariscos incluso con las pastas, pues un Riesling te daría el contraste perfecto.

maridaje, pastas, vino, cubamodela-alimentos, concepto-de-maridaje

Como puedes ver, no es algo imposible de aprender, solo necesitas tener en cuenta el tipo de alimentos, la forma de cocción y el gusto de los comensales. Si te ha resultado de ayuda, ya sabrás qué vino elegir para disfrutar de un roast beef (carne de res asada), un costillar de cerdo, chuletas de cordero o algún plato a base de carne blanca ya sea de algún tipo de pescado o de ave. Para los postres (aunque no es muy común combinar dulce con vino), asegúrate de seleccionar un vino dulce solo si el plato es dulce. En caso contrario puedes optar por variantes menos dulces y afrutadas. Y por último pero no menos importante, confía en tu instinto, en cuestión de gustos nada está completamente dicho, aunque te puedas auxiliar de algunas de estas recomendaciones, el mejor vino será el que más te guste. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿En qué consiste la sorpresa?

Corrección de color de las fotos durante el proceso de edición.

Abrir chat
Hola, ¿le podemos ayudar?
Escanea el código
Chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?